Revista de Abril de 2019 disponible

Ya podes acceder a la entrega mensual de nuestra revista digital de la fundación  haciendo click aquí  o en la sección Revista de web.

Que la Disfruten…

La Estimulación Visual

Los niños con baja visión necesitan que alguien les enseñe a procesar los estímulos de su medio, proponiéndole una secuencia ordenada de experiencias visuales, ya que el desarrollo de su visión no se da de una forma natural y espontánea. A través de la intervención de programas de estimulación visual, el niño puede empezar a encontrar sentido a lo que VE, desarrollando las capacidades visuales y perfeccionándolas con la guía y orientación de su entorno.

La estimulación visual se inicia con la evaluación del funcionamiento visual del niño, la observación de las habilidades visuales en situación de juego, de alimentación, actividades cotidianas, etc., y según diagnóstico médico oftalmológico.

De acuerdo a la evaluación previa, se determinará si el niño/a en cuestión precisa o no estimulación visual; de ser así, se propondrán y planificarán actividades específicas y personalizadas, lúdicas, pedagógicas, de la vida diaria, según la edad, intereses y necesidades de cada niño; que posibiliten el mejor desenvolvimiento en todos los aspectos de su vida familiar, escolar y social.

La conducta visual es una destreza que se aprende.

Los programas de estimulación visual están diseñados para optimizar la utilización del remanente visual.

En un principio, son objetivos del estimulador visual:

-Lograr contacto visual, actitud de ver

-Ejercitar la motilidad ocular

-Distinguir estímulos visuales

-Coordinar acciones

-Comprender las imágenes

-Describir detalles y colores.

-Coordinar la información visual con la palabra.

En la siguiente etapa, el objetivo apunta a aumentar o corregir su eficiencia perceptiva:

-Conocer cuáles son las condiciones que ayudan o dificultan la función visual.

-Modificar el medio ambiente.

-Cambiar la posición del cuerpo para recomponer claves del ambiente.

-Usar adecuadamente ayudas ópticas prescritas y ayudas no ópticas necesarias para facilitar el proceso de ver, en su ámbito familiar y escolar.

-Saber cuándo es conveniente usar la visión y cuándo usar un enfoque de integración sensorial.

-Lograr la mayor independencia y autonomía del niño.

Esta diversidad de experiencias en el medio motiva al niño a mirar, y facilita el progresivo desarrollo de las funciones visuales:

Funciones ópticas:

-Respuesta a la luz

-Reconocimiento visual

-Enfoque, fijación, acomodación.

Funciones óptico-perceptivas y Funciones perceptivas visuales

-Discriminación, reconocimiento e identificación de colores, formas simples, caras, objetos, dibujos.

-Representaciones simbólicas. Memoria visual. Observación de detalles.

-Percepción espacial. Perspectiva y profundidad, figura fondo, coordinación viso-motriz.

– Parte-todo, asociación visual, etc. que logren una máxima eficiencia visual. Tener una autoimagen real rescatando todo lo positivo que ese resto visual puede proporcionarles.

Por ende, un buen programa de estimulación visual debe basarse en promover la eficiencia visual en una detallada identificación de todas las funciones visuales y en la especificación de las tareas visuales que se relacionan con las etapas del desarrollo. Estas funciones y tareas se incluyen en las etapas del desarrollo normal.

Los objetivos de la estimulación visual son:

*Favorecer el desarrollo de la visión en si misma

*Acompañar a los padres en el encuentro con él bebe-niño que ve poco

*Delimitar los daños secundarios al déficit visual

*Detectar a tiempo.

*Realizar interconsultas y derivar.

Aquí tomamos en cuenta los aspectos gnósicos (saber que, el reconocimiento) y práxicos (planificación de la tarea).

El diagnóstico funcional, entonces, va a determinar:

*Definir el nivel de desarrollo y las funciones visuales en relación a la patología

*Definir cuales adaptaciones favorecen el desempeño visual, por ejemplo: si cambio la luz, si la bajo, si la subo, si acerco o alejo el objeto o también las ayudas ópticas

*Evaluar las habilidades visuales en relación al desarrollo. ¿Qué hace con lo que ve? ¿Está bien? ¿Fija? ¿Puede seguir?

Por tanto el rol del estimulador visual en edad escolar (jardín en adelante) está centrado en desarrollar habilidades visuales y la organización perceptiva, trabajando sobre las adaptaciones de forma y los auxiliares de la visión, así como los auxiliares de forma y criterios de visibilidad para garantizar la adaptación del material.

El estimulador visual debe trabajar sobre la orientación perceptiva pero también sobre los auxiliares de la visión, sobre las condiciones del ambiente que van a dar forma a las adaptaciones de ese  material didáctico.

“El estimulador visual” es el profesional de iniciar los procesos necesarios para estimular el sistema visual que se ha visto alterado por algún tipo de patología y que no permite un desarrollo dentro de los limites considerados como normales”

 

Dominguez Leandra. Licenciada en Rehabilitación Visual – Profesora en Educación Especial para Ciegos y Disminuidos Visuales.

 

Cuando llegué a huellas, encontré personas con discapacidad y a partir de ahí lo elijo todos los días

Entrevistamos a Marcela González, Psicóloga de la Fundación, y nos cuenta un poco de su historia.

En una charla con la Licenciada en Psicología, Marcela González, nos comentó que trabaja hace nueve años en la Fundación Uniendo Huellas. También agrega que empezó en la Fundación a pocos meses de abrir sus puertas y de manera ininterrumpida es parte del equipo de trabajo de la Institución.

Formada en terapias cognitivas conductuales, trabaja dentro de la metodología que tiene la Fundación.  La mayoría de sus pacientes son niños, pero también trabaja con adultos y adolescentes.  En su mayoría son trabajos de abordajes interdisciplinarios y dentro de este trabajo, hace que todo esté relacionado con las terapias psicológicas.

 

Apuntamos a que las terapias de los pacientes de la Fundación sean integrales, por los distintos diagnósticos con los que encontramos.

La charla continúa y nos cuenta que conversando con una colega, que están desde los inicios de la Fundación y cómo se enamoraron de la discapacidad.

Cuando llegué a huellas, me encontré con las personas con discapacidad y a partir de ahí lo elijo todos los días, personal y profesionalmente, porque elijo capacitarme en lo que yo estoy convencida que va a ser una herramienta fundamental para ellos.

 

Justamente opto perfeccionarme en todo lo vinculado con terapias cognitivas conductuales, me parece que es una de las terapias que dan mejor respuestas en función de patologías autistas.  Tengo muchos pacientes con esta patología, es una terapia que está muy avanzada en función de este diagnóstico puntual, y también con otros diagnósticos.

 

Mis inicios fueron al revés de la realidad, empecé a pensar, a formarme y a ver qué es lo que me va a dar mejores resultados.  Creo que debemos mirar con qué nos encontramos, la realidad y a partir de ahí, empezar a buscar respuestas, y no al revés.

 

A veces los profesionales venimos con una carga teórica y de metodologías, que queremos imponer a la realidad. Yo creo que no es así, la realidad es la que nos tiene que interpelar y de ahí salir a buscar respuestas, si la encontramos bien, de los contrario tenemos que derivar con otros especialistas.

 

Es importante que nombremos a las personas con discapacidad y no decir chicos especiales, a partir de cambiar el discurso podemos empezar a incluirlos, porque yo trabajo mucho desde mi ámbito, mi consultorio, el tema de la inclusión.  Me ocupo y me preocupo.  Es mi cotidianidad pensar en todos los chicos que tengo como pacientes.  Me ocupo de visitar las escuelas y de hablar con cada profesional que atiende a los chicos, sean o no sean de la institución. Si ellos tienen otras terapias, fuera de Huellas, coordino entrevistas para realizar un trabajo multidisciplinario. Creo que es una manera real de hacer una verdadera inclusión.

 

A la Licenciada Marcela González la podemos encontrar todos los días a la tarde, de lunes a viernes a partir de las 16  hasta las 20 horas, en su consultorio de la Fundación Uniendo Huellas.

Lic. Marcela González

Festejamos el Día de la Madre

Compartimos algunas imágenes de los festejos por el día de la madre realizados en la fundación.